Nuestra historia: de un garaje al Googleplex

La historia de Google comienza en 1995, en la Universidad de Stanford. Larry Page se estaba planteando estudiar en Stanford y Sergey Brin, que ya estudiaba allí, fue el encargado de mostrarle el campus. Se cuenta que no estaban de acuerdo en casi nada durante su primer encuentro. Sin embargo, se asociaron al año siguiente. Trabajando desde sus dormitorios, construyeron un motor de búsqueda que utilizaba enlaces para determinar la importancia de las páginas individuales en la Web. Este motor de búsqueda se llamó Backrub.

Poco después, Backrub pasó a llamarse Google (¡menos mal!). El nombre, que hacía referencia a la expresión matemática del número 1 seguido de 100 ceros, reflejaba con exactitud el objetivo de Larry y Sergey: organizar la información procedente de todo el mundo, además de hacerla útil y accesible de forma universal.

Durante los siguientes años, Google no solo captó la atención de la comunidad académica, sino también la de los inversores de Silicon Valley. En agosto de 1998, Andy Bechtolsheim (cofundador de Sun Microsystems) extendió un cheque por valor de 100.000 dólares a Larry y a Sergey, lo que permitió la creación oficial de Google Inc. Con esta inversión, el nuevo equipo evolucionó y pasó de trabajar desde sus dormitorios a crear su primera oficina: un garaje en las afueras de Menlo Park (California), propiedad de Susan Wojcicki (empleada número 16 y actual directora ejecutiva de YouTube). Ordenadores anticuados, una mesa de ping-pong y una alfombra de color azul intenso fueron el escenario de sus primeros días y sus largas noches de trabajo (aunque la tradición de utilizar colores se mantiene en la actualidad).

Incluso desde el principio, las cosas no eran del todo convencionales: el primer servidor de Google estaba construido con piezas de Lego y el primer "Doodle" (1998) tenía en su logo un muñeco de palitos que anunciaba a los visitantes del sitio web que todo el equipo estaba haciendo novillos en el festival Burning Man. En los años siguientes, Google creció rápidamente: la empresa contrató ingenieros, creó un equipo de ventas y presentó al primer perro de la empresa, Yoshka. A Google se le quedó pequeña la oficina del garaje y se trasladó a su actual sede (también conocida como "el Googleplex"), situada en Mountain View, California. Nuestro espíritu por hacer las cosas de forma diferente fue lo que impulsó el cambio. Y también lo hizo Yoshka.

La incesante búsqueda de mejores respuestas sigue siendo la base de todo lo que hacemos. Actualmente, Google cuenta con más de 60.000 empleados en 50 países diferentes y desarrolla cientos de productos que utilizan miles de millones de personas en todo el mundo, como YouTube, Android, Smartbox o, por supuesto, la Búsqueda de Google. Aunque nos hayamos deshecho de los servidores de Lego y hayamos añadido unos cuantos perros más a la empresa, nuestra pasión por crear tecnología para todos sigue presente, desde la época en la que trabajábamos en nuestros dormitorios y en aquel garaje hasta el día de hoy.

Volver al principio